Las partes del oído

El oído es el órgano de la audición y el equilibrio. Las partes de la oreja incluyen:

Partes del oido
  1. Oído externo o externo, consistente en:

Pabellón auricular o pabellón auricular. Esta es la parte externa del oído.

Canal o conducto auditivo externo. Este es el tubo que conecta el oído externo con el oído interno o medio.

Membrana timpánica (tímpano). La membrana timpánica divide el oído externo del oído medio.

El oído medio (cavidad timpánica), que consiste en:

Ossicles. Tres pequeños huesos que están conectados y transmiten las ondas sonoras al oído interno. Se llaman los huesos:

Malleus

Incusos

Estribos

Trompa de Eustaquio. Un canal que une el oído medio con la parte posterior de la nariz. La trompa de Eustaquio ayuda a igualar la presión en el oído medio. La presión ecualizada es necesaria para la transferencia adecuada de las ondas sonoras. La trompa de Eustaquio está recubierta de mucosa, al igual que el interior de la nariz y la garganta.

Oído interno, formado por:

Cochlea. Contiene los nervios para oír.

Vestíbulo. Contiene receptores para el equilibrio.

Canales semicirculares. Contiene receptores para el equilibrio.

¿Cómo escuchamos las personas?
La audición comienza con el oído externo. Cuando se produce un sonido fuera del oído externo, las ondas sonoras, o vibraciones, bajan por el canal auditivo externo y golpean el tímpano (membrana timpánica). El tímpano vibra. Las vibraciones se transmiten a 3 pequeños huesos en el oído medio llamados los huesecillos. Los huesecillos amplifican el sonido. Envían las ondas sonoras al oído interno y al órgano auditivo lleno de líquido (cóclea).

Una vez que las ondas sonoras llegan al oído interno, se convierten en impulsos eléctricos. El nervio auditivo envía estos impulsos al cerebro. El cerebro traduce entonces estos impulsos eléctricos como sonido.